«La basura que botan algunas personas es el tesoro de otros». Bajo esa premisa el profesor José Antonio Valdivia busca promover el reciclaje y activar la imaginación tanto de sus hijas como de los niños que enseña en un colegio en el distrito de Independencia.

Reciclaje informático contra la contaminación ambiental. Así traduce el profesor José Antonio Valdivia a la habilidad que reconoció cuando cursaba la primaria: recolectar, imaginar y construir. No importaba qué material de PC usara. Al final siempre tenía una idea para transformar un viejo teclado en un portabolígrafos, en baúles o uniendo varias piezas para crear un retrato del personaje de cine El Depredador. La pandemia del coronavirus interrumpió las clases a sus alumnos en el colegio de Independencia, pero no las que pudo darles en casa a sus hijas gemelas de 7 años.

“Cuando era niño tenía la costumbre de hacer unos barcos futuristas tipo naves espaciales enormes. También hice varias navecitas inspirado en Star Wars. Tenía como cuatro”, cuenta José Valdivia, quien pudo celebrar su cumpleaños 37 en febrero, antes de que llegue la crisis de la COVID-19 a Perú. “Tenía esa habilidad de imaginarme. Usaba cartón, botellas de plástico y más. Sobre todo cuando estaba pasando de primaria a secundaria”, agrega.

Los primeros pasos como instructor los dio antes del nuevo milenio. “Desde el año 99′ me desempeño como profesor en el colegio Independencia”, relata. “Mis alumnos respondieron bien. Hicieron sus propios portaretratos, portalapiceros, pequeños baúles. En la última feria del colegio hicimos pequeños robots […] Los jóvenes tienen esa posibilidad de crear. Ellos lo magnifican, lo hacen mejor. Siempre les digo que la basura que botan algunas personas es el tesoro de otros”.

“Hay personas que botan sus computadoras a las calles sin saber que pueden reutilizarse haciendo obras artísticas u objetos profesionales”, señala. “Respecto al reciclaje se habla mucho de papeles y cartón, pero poco de lo electrónico. Es mucho más contaminante, tóxico, cancerígeno”.

Comparte la idea también de que los que incursionan en este universo son, algunas veces, llamados ‘nerds’. “He conocido personas que me dicen: ‘¿los artistas son medio raros, no? No hablan’. Al inicio sonrío porque, a veces, es cierto”, confiesa. “Yo como profesor me explayo en clases. Fuera de las aulas soy un poco cerrado, tímido. Este proyecto me ayudó a desenvolverme. Hasta me han llamado de universidades para explicar y mostrar mis proyectos a chicos y profesores. Lo hago gratuitamente”.

En el 2011, José se graduó en la carrera de Informática en la Universidad Nacional Federico Villareal. Desde entonces, pudo reforzar y consolidar su conocimiento para así transmitirlo a sus estudiantes y hasta a sus hijas gemelas, con las que doblegó funciones para crear algunos robots.

“A mis hijas gemelas de 7 años les gustó. Cuando me ven, me preguntan. Ellas ahora ayudan a entender a niños de su edad todo sobre el reciclaje. Hacemos vídeos para inicial y primaria”, detalla. Confiesa que él y sus gemelas son fanáticos de Dragon Ball, algo que los motivo a construir el busto de Freezer, uno de los villanos de la serie japonesa, con varias piezas viejas de computadora.

grupo larepublica

Reconoce que una de las formas más inteligentes de atraer al público infantil es haciendo una lectura de sus gustos. “Los chicos están encantados porque no solamente ven insectos o latas sino también personajes de la ciencia ficción. Hicimos la de El Depredador. Las cabezas con las trenzas. También hicimos a Groot de lo Guardianes de la Galaxia, a Wall-e, a los Piratas del Caribe. Cuando los chicos ven a un personaje de cine, les genera más interés […] de esta forma les hablo del reciclaje, les digo que pueden armar, pero que deben hacerlo con precaución y si puede pedirle ayuda a sus padres”.

fuente:  https://larepublica.pe/sociedad/2020/08/14/convierte-tu-pc-antigua-en-un-robot-informatico-peruano-crea-esculturas-con-piezas-descartadas-atmp/


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *